DIARIO LIBRE, SANTO DOMINGO – Veinte días después de ganar el grupo dos del Grand Prix Mundial en Bulgaria, las “Reinas del Caribe” pusieron a gozar “en vivo” a su público con su cuarta Copa Panamericana. Compensaciones en un año en el que falló al principal objetivo; regresar a los Juegos Olímpicos.

Séptimo del mundo, delante de potencias económicas y deportivas como Italia, Corea del Sur, Turquía, Alemania y Holanda, detrás de este éxito la chequera de Cristóbal Marte es tan determinante como los remates de Branyelin Martínez y Bethania de la Cruz, los bloqueos de Annerys Vargas y Lisvel Eve o la todoterreno Brenda Castillo.

Operar el programa, que incluye mantener el equipo de mayores y categorías menores entrenando, dando la vuelta al planeta varias veces al año y preparando el relevo con un grupo de 342 niñas, costó en 2015 unos RD$51,891,258 de los cuales el 86% fue aportado por Marte, de acuerdo con el más reciente reporte auditado que cada año él envía a los medios.

Fueron RD$45,027,253 los recursos girados desde su cuenta, mientras que el impuesto por contratar jugadoras del programa ingresó RD$1,591,450 (3%). El Ministerio de Deportes entregó RD$4,366,788 (8.4%) entre contribuciones directas y el 17% de la subvención que hace a la Federación Dominicana de Voleibol.

¿Demasiada dependencia?

“Me preocupa, pero qué puedo hacer. Sé que hay un problema, si me muero mañana, Dios libre, ¿quién va a seguir esto? Imagínate”, dijo Marte a DL sobre la base económica que sustenta este gran proyecto, que lleva 23 años auspiciado por él.

“Tengo dos opciones: o seguir el trabajo que estoy haciendo hasta que Dios y la Virgen de la Altagracia así me lo permitan o dejarlo, porque si de la indolencia voy a depender. Nadie aquí le hace caso a nadie y en este deporte no hay espacio para esto”, explicó el empresario con presencia en la distribución de combustibles, entre otros sectores.

“Pero la satisfacción de haber cantado ese himno nacional, la quijada a uno se le afloja, es un orgullo y una satisfacción que no hay dinero en el mundo con qué pagarlo y estoy seguro que desde el más ilustre ciudadano, el presidente de la República, hasta el más humilde limpiabota se sintieron orgullosos”, dijo Marte.

Explicó que para el montaje de la Copa Panamericana tuvo que erogar unos US$273 mil, una cifra similar a la que le aportó la Presidencia de la República. A ese monto ya calcula lo que costará rehabilitar la rodilla izquierda de Brayelin Martínez, que será operada, y que en resonancia magnética y terapia se fueron RD$11 mil el sábado.

“Nadie me hace caso lo que hay es una indolencia crónica que se convierte en enfermedad. Tenía seis meses tocando puertas para este evento, y al final la única puerta que se abrió fue la del presidente Danilo Medina”, agrega, e insiste en que el tema del seguro médico es el que más le preocupa de todo el proyecto. Tengo un seguro que se llama ARS CMH (las siglas de su nombre), cada vez que se lesiona alguien yo lo pago y ya, evito problema”.

LOS PRINCIPALES GASTOS

El renglón de pagos a entrenadores (RD$12.6 millones) es el que más dinero consumió, seguido de los boletos aéreos (RD$10.8 MM), incentivos y gratificaciones a técnicos y atletas (RD$10.6 MM) y viáticos (RD$6.2 MM). Las atenciones médicas, compras de medicamentos y pruebas de dopaje costaron RD$1.1 MM, mientras que el pago de preparación física llegó a RD$1.6 MM. Una corona mundial sub-20 y dos subcampeonatos del mundo sub-23 también adornan las vitrinas del programa, que funciona en el Centro Olímpico.

Comments

comments