Nació el 12 de diciembre de 1949 en el barrio Mejoramiento Social (Bameso). Tenía 63 años. Era padre de los exmiembros de las selecciones nacionales Cristian y Micky Cruz, así como de Anilé, procreada junto a Micky con la señora Antonia Mercedes. También era padre de Paola y Fanny Cruz.

Cruz expiró este sábado a las 6:00 de la tarde en el Centro de Diagnóstico Medicina Avanzada y Telemedicina (Cedimat), donde estuvo interno debido a varias complicaciones de salud, derivadas de una operación del corazón que le practicaron hace dos meses en el Centro Cardio-Neuro-Oftalmológico y Transplante (Cecanot) del hospital Luis Eduardo Aybar (Morgan).

Considerado entre la élite de la élite de los entrenadores nacionales, Miguel logró resonantes triunfos como dirigente del club Bameso en las ramas masculina y femenina del desaparecido torneo del Distrito Nacional, y cosechó notables éxitos como capataz de la selección nacional de mayores en sus dos ramas.

Su último gran logro lo obtuvo en 2006 cuando condujo al equipo tricolor a la conquista de la medalla de oro en los Juegos Centroamericanos y del Caribe de ese año celebrados en la ciudad colombiana de Cartagena de Indias.

En la final llevó a las dominicanas a la barrida 3 sets por 0 sobre el poderoso equipo de Cuba.

Cruz también fue el entrenador del equipo masculino a la consecución de la presea de plata en los Centroamericanos y del Caribe de Santiago ‘86.

El cadáver será expuesto este domingo a partir del mediodía en la funeraria Blandino de la avenida Sabana Larga.

El sepelio tendrá lugar este lunes a las 4:00 de la tarde en el cementerio de la Máximo Gómez. Previamente será llevado al club Bameso, donde fue forjador de una generación de atletas y entrenadores, a la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD) y finalmente al Pabellón del Voleibol del Centro Olímpico Juan Pablo Duarte.

Inmediatamente conocida la noticia, los bamesianos José Augusto Castro, Ángel Rivas, el técnico Julio Frías y Luisín Mejía, presidente del Comité Olímpico Dominicano, dijeron que con la partida de Miguelo, el deporte pierde a un baluarte y el voleibol a su más grande entrenador.

“El deporte pierde a un trabajador en todas las instancias del voleibol y que llegó a la cúspide en base al trabajo y la preparación,” afirmó Luisín.

Rivas aseguró que Miguel reunía un paquete de cualidades que lo hacían un ser especial que se preocupó por formar atletas y personas respetuosas, “a las que siempre exhortó apegarse a los valores morales.”

“Miguelo mantuvo la tradición del voleibol en Bameso y llenó de gloria al club y a su barriada,” comentó Casto.

Mientras que Frías recordó que Beato Miguel ganó cinco títulos distritales en masculino, dos en femenino y que es el único técnico que ha conquistado la corona en las dos ramas en un mismo campeonato (1985 con Bameso).

Comments

comments