Ya todo el mundo ha visto en Puerto Rico que Brenda Castillo tiene a tres por dentro cuando se pone el uniforme de libero. Lo que se desconocía es que tenía unos cuantos más por dentro cuando se quitaba el uniforme.

 
La libero dominicana de las Criollas de Caguas reveló que desde hace dos meses se hizo cristiana para frenar la rápida vida que se daba en Dominicana y en el exterior. “Yo era tremenda, muy tremenda”, reveló la jugadora. “Ahora mi gozo es distinto. Se lo debo a Dios. Le tengo que servir hasta que me muera”, agregó.
Dicen que eran frecuentes las veces que Castillo llegaba a las prácticas del programa nacional de Dominicana con los zapatos en las manos, luego de una noche de bohemia. Y eso que Castillo sólo tiene 19 años. Ya llevaba varios años de ‘teenager’ quemando las calles de Santo Domingo hasta ver el sol. “Bebía mucho y eso no me ayudaba como la atleta que soy. Me acostaba tarde. Llegaba a la cancha cansada. Era tremenda”, dijo.

No menciona un suceso negativo, como por lo general sucede, que la llevara a ponerle freno a la parranda.
Sí dice que en el voleibol, aunque no es para toda la vida, se pueden extender los años productivos, sobre todo así, en la posición de libero.

También dice que su familia depende de ella, lo que la hizo recapacitar. Los padres de Castillo viven. Tiene cuatro hermanas y ella es la del medio. Quisiera ver a su familia tomar los pasos de ella. “Dios me ha tocado y siento un gran poder en mí. Pienso que voy a avanzar como cristiana, porque la calle no me llevaba a nada. Dios me ha dado la oportunidad de ser feliz con mi familia”, dijo. “Y espero también llevar a mi familia, que vean un espejo de mí, que vean como era antes y como soy ahora. Lo que tengo en mente es ayudar a mi familia. Ellos dependen de mí y eso me ha ayudado a tomar el camino”, agregó. Castillo es natural de Santo Domingo, pero se crió con su familia en Haina, un puerto al suroeste de la capital. Allá comenzó su carrera en el voleibol.

Talento Especial

Al preguntarle al dirigente de las Criollas, Carlos Cardona, si le sorprendía que Castillo se haya convertido en una notable libero a pesar de su estilo de vida, el técnico argentino contestó en la negativa.
“Si preguntáramos lo mismo de Maradona, ¿cuál sería la respuesta? No que esté bien, pero muchas veces el talento natural se puede permitir ciertos desajustes que una persona normal no lo puede hacer”, dijo. “No me sorprende porque el talento se le sale por los poros”. Esta libero parece estar en todos los lados de la cancha. El viernes tuvo su primer partido con las Criollas e inmediatamente le dio al equipo la estabilidad que había perdido en el encuentro anterior.

También es buena pasadora y omnipresente en la defensa. Levanta balones con una mano y pone el segundo pase a las manos de la acomodadora. También maneja con seguridad los segundos pases.
A su temprana edad, ya es parte de la selección nacional adulta de Dominicana. Previamente fue Jugadora Más Valiosa del Mundial Juvenil 2009.

Dijo que llegó al voleibol gracias a sus hermanas mayores y agradeció a quienes la dirigieron hacia la posición de libero en el programa nacional. Castillo sólo mide 5’4”. Sus metas son llegar a unas Olimpiadas y, para seguir dando ejemplo de su nueva vida, terminar escuela superior para iniciar estudios universitarios en idiomas. Castillo solo completó estudios hasta el décimo grado.

Comments

comments