Las ‘herederas’ lo lograron: vencieron al campeón europeo en sets corridos y lograron un cupo para la gran final. En un partido de fuerzas parejas, el equipo se impuso a Rusia por 3-0 (25-17, 28-26, 25-21)

En el primer set, Natalia Martinez (16) fue la líder de nuestro equipo: trabajó contra los bloqueos rusos; el equipo funcionó como una ‘máquina’ y sin contratiempos se adjudicó el parcial. En el siguiente set, Madeleine Guillén apareció y comandó a nuestro equipo en el ‘uno a uno’ en los últimos puntos del parcial, un error ruso nos dio el set. Con la ventaja en su haber, el equipo distribuyó de manera equilibrada el ataque y también funcionó la defensa para la reconstrucción de juego. Un bloqueo de Madeleine Guillén (19) nos aseguró el podio.

En líneas generales, los fundamentos contra las ‘zarinas’ fueron parejos: ataque (37-29); bloqueo (4-10); y servicio (4-10). Los errores 27 rusos fueron cruciales en la victoria. El día de mañana, jugaremos por la medalle de oro ante un duro rival como Italia. ¡Vamos por la gloria, quisqueyanas!

Comments

comments